sábado, 10 de noviembre de 2007

Tentaciones del demonio


¿Cuántas Tentaciones proceden del demonio?*

No hay nadie que pueda decir cuantas tentaciones proceden del demonio y cuantas de nuestro interior. Pero parece razonable pensar que la mayor parte de las tentaciones proceden de nosotros mismos. No necesitamos a nadie para ser tentados. Basta la libertad para poder usarla mal. Basta tener que tomar una decisión en una elección para optar conscientemente por la decisión errónea. Conscientemente sin paliativos, sin poderle echar la culpa a nadie más que a nosotros mismos.

Es cierto que el Demonio tentó a la primera mujer. Pero sin demonio hubiéramos podido pecar igualmente. La tentación no necesita al demonio, se basta a si misma. ¿Si no, quien tentó al demonio?

*Recopilado de el libro Summa Daemoniaca