lunes, 31 de marzo de 2008

¿Que hacer ante la Tentaciòn?*


Rechazarla al momento. La tentacion nada puede hacernos si la rechazamos, si no dialogamos con ella es inocua. Por que desde el momento que dialogamos con ella, desde el momento que ponderamos los pros y los contras de lo que nos dice, desde el momento en que tomamos en consideracion lo que nos propone, desde ese mismo instante nuestra fortaleza se resquebraja, nuestra oposicion se debilita. Una vez iniciado el dialogo, necesitaremos mas fuerza de voluntad para rechazarla.

Otra cosa que observamos los confesores es que algunos penitentes muy devotos se agobian mucho a veces ante ciertos pensamientos que les vienen acerca de tentaciones a cometer grandes pecados. Este tipo de personas muy devotas y religiosas no se explican como les vienen esos pensamientos y se sienten muy culpables; culpables e impotentes. Habiendo entendido lo que es una especie inteligible infundida por un demonio, se comprende que el mejor modo de obrar contra ella es ignorarla, hacer justo lo contrario de lo que nos propone o ponerse a rezar.
Desesperarse no sirve de nada. Pero si uno no se desespera, el que se desespera es el demonio.

El demonio nos puede introducir pensamientos, imagenes o recuerdos, pero no puede introducirse en nuestra voluntad. Podemos ser tentados, pero al final hacemos lo que queremos. Ni todos los poderes del infierno pueden forzar a alguien a cometer ni el mas pequeño pecado.

*de summa daemoniaca, cuestion 23,pag 60
en la imagen: crazy boy,por fresh 4u

1 comentario:

Dumuro dijo...

See please here